Sainz: «Las expectativas son todas para intentar ganar el Dakar»

carlos sainz rally dakar 2019

Carlos Sainz presentó su proyecto para el Dakar 2019 con Mini en Madrid. El ‘Matador’ cambia de escuadra, forzosamente por el adiós de Peugeot, pero como ganador de la última edición es la referencia. Optimista con su ‘buggy’ analizó lo que le espera en Perú.

Defender título: A la hora de afrontar este Dakar, haber ganado el año pasado no me dará ningún minuto extra. Estar con un coche con posibilidades de ganar era la verdadera prioridad. No tenemos más presión por revalidar el título, nos hace ilusión, pero no más presión

Expectativas: «Todas. Lucas y yo estamos contentos desde que decidirnos unirnos a este nuevo reto con Mini. Desde ahí era ya trabajar en el mismo sentido. Desde el primer test en junio en Marruecos la evolución ha sido brutal en el coche. Depende también de la fiabilidad. El Mini de dos ruedas motrices es un coche muy nuevo en raids, no ha tenido varios años de evolución como el otro Mini o el Toyota y solo un año de Dakar. Eso es lo que me preocupa, no por la falta de trabajo, sino por la falta de experiencia del coche en la competición»: La victoria del año pasado fue el mejor, nos hizo una ilusión tremenda por cómo se desarrolló la carrera, el último año con Peugeot. Sabíamos que era una oportunidad importante. También la victoria con el Volkswagen y los récords: el más veterano en ganar, la victoria más apurada… Malos, hay Dakares que acaban con noches largas llegando tarde al vivac y sin opciones, o accidentes… Es parte de la historia de la carrera, si fuese fácil no tendría la reputación y la repercusión que tiene».

El Dakar en sí. «Sabes que solo tienes un intento y si no lo logras tienes que esperar doce meses. Por eso es una carrera especial, como Le Mans. Tras el Dakar se descansa un mes, en marzo ya se empieza a trabajar en las mejoras del año siguiente, en abril-mayo ya a veces haces test…»

Qué le queda por conseguir en el motor. «Como piloto me doy más que por satisfecho con lo que la vida me ha dado. Los amigos, las vivencias que me ha dado mi deporte. Encima he tenido la suerte de dedicarme a mi pasión. Con 12 o 13 años ya pintaba coches de rallies, con 14 me di alguna vuelta en un coche… Mis pequeños sueños se iban haciendo realidad incluso aunque eran locos o importantes… He logrado retos que ni imaginé. Las cosas no son fáciles, pero tampoco imposibles. Los sueños con trabajo e ilusión a veces se consiguen. Incluso se pueden conseguir con 56 y seguro que conseguiré sueños con 60, aunque sean otros».

Objetivos para 2019. «Hay uno sólo, que es intentar ganar el Dakar. También intentar divertirnos. A estas alturas de mi película deportiva es fundamental divertirme. Estoy contento de cómo va todo».

Animarías a Fernando Alonso al Dakar. «Ya le he animado, pero él es muy inteligente. Esta es una carrera que hay que respetar. Es una especialidad diferente. Si algún día me pide consejo le animaré a tope, pero hay que prepararla bien, a conciencia, hacer test, entenderla… hacer alguna carrera… no es igual que ir a Le Mans o Indianápolis. Él tiene capacidad para correr. Ickx o Dumas vienen de circuitos y lo han hecho bien en el Dakar. No hay duda que si se lo toma en serio lo hará estupendamente».

Side by Side. «Las carreras de coches hay que hacerlas asequibles. Esta categoría es relativamente económica, sencilla, fácil de mantener y relativamente competitivos y seguros. No vas a ganar el Dakar con uno de estos pero anima a la gente a correr y disfrutar de las carreras. No me parece una mala solución, porque alquilar un coche pata negra es inasequible para mucha gente. Es una buena forma de iniciarse en este mundo y aspirar a metas mayores».

Qué vio en Mini para fichar. «También habría que preguntarles a ellos qué vieron en mí. Fueron los que más interés demostraron y eso significa mucho para mí. No sólo es que Carlos Sainz quiera correr en Mini, también a la inversa. Fue un interés mutuo».Relación Carlos-Lucas Cruz en carrera. «Yo a Lucas no le veo muchas veces tenso, es más bien al revés. Quizá el secreto es que nos compenetramos bien, muchas veces no hace falta hablarnos. A veces se equivoca él, otras yo, pero tratamos de animarnos».

Lucas Cruz da su visión. «Al final tenemos los dos el mismo objetivo. Generar un estrés extra no vale la pena para solucionar el problema que tengas. Hay que sumar y no restar. Todos estos años trabajando juntos te hace darte cuenta cómo está el compañero y cómo ayudarle.

Ha podido trasladar su experiencia al coche y al equipo. «Totalmente. Mi experiencia con los buggys me hace conocerlos bien. Aquí también ha sido como en Peugeot, el desarrollo principal lo hemos hecho nosotros. Por eso también te quiere una marca. Hay unas prioridades que hemos detectado y hemos atacado, yo puedo decir una cosa pero si el equipo no la hace… no sale adelante. Es un coche complejo, porque tiene que ser polivalente».

Contra quién se jugará el tercer touareg. «Nosotros vamos a ser competitivos. Mis dos compañeros cuento con ellos, también con Nani y el 4×4 que ha evolucionado. Toyota será el enemigo número 1 a batir y no hay que descontar a Loeb. Más o menos seremos los mismos del último Dakar, no veo a nadie nuevo y dudo que Robbie Gordon pueda pelear por la victoria».

Cómo espera el Dakar y cómo llega físicamente. «Me espero un Dakar intenso, complicado. Este Dakar es más corto, sí, pero el porcentaje de dunas va a ser cien por cien casi. 300 kilómetros de arena de dunas nos pueden llevar cinco horas donde hay una trampa cada minuto. El estrés en estas etapas es mucho mayor porque te puedes caer en una olla y adiós Dakar. Cada kilómetro, cada minuto pueden pasar cosas, nadie va a poder estar tranquilo hasta la última meta. No creo que se repita la etapa final del año pasado en Córdoba. El piloto que llegue el último día líder no va a estar tranquilo. Es un Dakar engañoso, ya vimos cómo fue Perú el año pasado, que en cinco días quedamos solo dos pilotos para luchar por el triunfo. La preparación ha ido bien, ha habido menos trabajo para la altura pero más trabajo en calor porque hay más temperatura en el coche. Físicamente estoy bien, con molestias en una rodilla pero que no me impiden entrenar.

Proyecto: «El contrato es de un año con opción a un segundo. El Dakar me lo tomo de año en año ya desde hace tiempo».

Fuente: Marca