Premier League: Jurgen Klopp animado por el progreso de la academia del Liverpool, esperando más talento local

Premier League: cómo las tres fuerzas clave del Liverpool se unieron para lograr un título histórico después de 30 años

El Liverpool tardó un tiempo en conseguir los ingredientes adecuados, pero una vez que tuvo la receta, el Liverpool FC se embarcó en una marcha imparable e inexorable de actuaciones clínicas que dieron testimonio de su grandeza.

La espera ha terminado en el Liverpool Football Club. El equipo bajo el liderazgo de Jurgen Klopp, el alemán con gafas, ha llegado a la Tierra Prometida, proporcionando un emocionante cierre a los millones que han esperado este día durante 30 años. El Manchester City de Pep Guardiola, el rival más cercano, que, por cierto, todavía está a 23 puntos de los Rojos, fue derrotado por el Chelsea el jueves por la noche para asegurar que Klopp y sus jugadores no tengan que esperar una semana más para celebrar.

En las tres décadas que siguieron desde que el Liverpool ganó la liga por última vez, el club soportó la agonía de casi fallar, ganó competiciones europeas y trofeos nacionales, jugó un fútbol mediocre durante numerosas temporadas, despidió a varios entrenadores, cambió de dueño dos veces, se sumergió en deudas, derrochó en flops y firmó jugadores de clase mundial que elevaron el nivel de juego. El club había experimentado todo excepto la gloria máxima de ser los ganadores de la Premier League.

El Liverpool tardó un tiempo en conseguir los ingredientes adecuados, pero una vez que tuvo la receta, el Liverpool FC se embarcó en una marcha imparable e inexorable de actuaciones clínicas que dieron testimonio de su grandeza. Ganar la liga con siete juegos en la mano no es solo una declaración, sino también una guerra relámpago en acción, que aniquila a todos los oponentes que se interponen en su camino. Algunas victorias fueron fáciles, otras no, pero sin embargo, el club logró lo que hicieron con una implacabilidad despiadada.

Solo una derrota y dos empates hasta ahora subrayan el abismo entre ellos y el resto. Hay muchas explicaciones sobre cómo el Liverpool logró su decimonoveno campeonato de la liga de la máxima categoría, pero para decirlo en términos generales, se debe a que las siguientes tres fuerzas clave se unieron:

Los propietarios

Premier League Cómo las tres fuerzas clave de Liverpools se unieron para lograr un título histórico después de 30 años

La empresa deportiva estadounidense Fenway Sports Group se convirtió en propietaria del Liverpool FC en un momento precario en 2010. El club, bajo los dueños anteriores George Gillett y Tom Hicks, estaba endeudado y la falta de fichajes significativos resultó en la pérdida de la confianza de los fanáticos. El rendimiento en el campo del equipo tampoco ayudó. Para empeorar las cosas, los acreedores llevaron a los propietarios a los tribunales para asegurarse de que la deuda se pague vendiendo el club. Fue en estas circunstancias que Fenway Sports Group se hizo cargo de Liverpool con John W Henry como propietario principal.

El éxito no llegó de inmediato para el Liverpool. Los propietarios tomaron una decisión impopular para reemplazar al técnico Kenny Dalglish, una leyenda del Liverpool. Brendan Rodgers fue designado para llevar al Liverpool a nuevas alturas y casi lo hizo en la temporada 2013-14, donde el Liverpool estuvo a punto de convertirse en campeón de la Premier League. El capitán del club y su servidor más fiel, Steven Gerrard, se deslizó ante el Chelsea y Crystal Palace remontó 0-3 en contra. El Liverpool embotelló el desafío del título y el jugador más influyente del club, Luis Suárez, se fue para unirse al Barcelona la próxima temporada. Rodgers se quedó un año más y unos meses antes de ser despedido cuando se hizo evidente que el equipo estaba en desorden.

Para crédito de los propietarios, trabajaron rápidamente para conseguir a Klopp tan pronto como se dieron cuenta de que el tiempo de Rodgers se había acabado. Klopp, un ganador probado con el Borussia Dortmund en la Bundesliga, tomó el mando a mitad de temporada. Los dueños del Liverpool le dieron a Klopp el tiempo que necesitaba para hacer cambios. Una vez que mejoró el rendimiento del equipo, los propietarios empezaron a confiar en su proceso.

Sabían que tenían el entrenador adecuado, pero el éxito en el fútbol de primera categoría depende en gran medida de la inteligencia de los clubes cuando se trata de traspasos. Los jugadores de clase mundial no son baratos y el Liverpool necesitaba algunos de ellos para ganar trofeos. Los propietarios permitieron que Klopp consiguiera jugadores caros pero importantes como Virgil Van Dijk y Alisson, y el resto es historia. El Liverpool es un ejemplo perfecto de lo que puede conducir al respeto mutuo, la confianza y la armonía entre los propietarios y el entrenador.

Jugadores

¿Qué se necesita para ganar una Premier League? Para responder sin matices, solo se necesita un grupo de jugadores de clase mundial. Este equipo de Liverpool tiene al menos ocho jugadores de clase mundial en su mejor momento.

Premier League Cómo las tres fuerzas clave de Liverpools se unieron para lograr un título histórico después de 30 años

Los tres delanteros de Sadio Mane, Roberto Firmino y Mo Salah han demostrado en las dos últimas temporadas que son el trío de delanteros más peligroso del circuito europeo. Cuando hacen clic, marcan goles por diversión, pero lo hacen infligiendo humillaciones a sus oponentes. Salah y Mane, los jugadores de ancho, hacen la mayor parte de los goles, pero es Firmino quien es fundamental para el sistema de Klopp y es la razón por la que los jugadores de ancho del Liverpool se vuelven tan peligrosos. Es un testimonio de sus excepcionales niveles de condición física que casi no se pierden partidos debido a lesiones.

Hablando de los jugadores abiertos, tanto Andy Robertson como Trent Alexander-Arnold han revolucionado la posición de lateral. La cantidad de asistencias que reciben ha asegurado que la creatividad no se limite al mediocampo. Klopp agregó una dimensión diferente al fútbol de ataque y funcionó porque tenía dos jugadores notables a su disposición.

Los gustos de Jordan Henderson, James Milner, Fabinho y Gini Wijnaldum se destacan por su capacidad para mantener una alta intensidad durante todo el partido. El hecho de que a Klopp le encanta jugar al fútbol de presión es un hecho bien establecido y estos mediocampistas se aseguraron de que el entrenador no se decepcionara a menudo. Mención especial para el capitán Henderson, que ha crecido enormemente como futbolista y es el líder digno de este grupo.

Pero los dos jugadores que jugaron un papel importante en convertir la fortuna del club son Van Dijk y Alisson, fácilmente los mejores del mundo en sus respectivas posiciones. Cuando un jugador de tal calidad adorna a un equipo, ganar títulos se vuelve mucho más fácil.

Gerente

Gerrard había hablado de que Klopp se merece una estatua en Anfield. A menos que haya algunos problemas burocráticos, la construcción debe comenzar de inmediato. El Liverpool tenía una historia de entrenadores carismáticos y no es fácil forjarse una identidad en este club, pero no solo Klopp logró hacerlo, ahora tiene la oportunidad de comenzar una dinastía completamente nueva.

La era del Liverpool de Klopp ya tiene un lugar único en la historia.Cuando asumió el cargo, el Liverpool estaba luchando por ocupar lugares en la mitad de la tabla. En su primera conferencia de prensa, Klopp, en su ahora familiar afable manera, se llamó a sí mismo “uno normal”. Hizo bromas pero también habló de cosas serias. Como que necesita al menos cuatro años para entregar un trofeo. Algunos días, podrías pensar en él como un simple animador, pero ese es el mayor error. Klopp es un genio táctico capaz de desmantelar a los mejores equipos, como solía hacer.

Tenemos que entender que el Manchester City de Guardiola cambió para siempre la Premier League. Anotaron la friolera de 100 puntos y 98 en dos temporadas, logrando títulos de la Premier League en ambas ocasiones. Con ellos en la liga, el margen de error es sumamente limitado. Klopp perdió el título de liga de la temporada pasada por solo un punto y esto fue a pesar de perder solo una vez en toda la campaña. Podría haber sido desgarrador, pero Klopp se inspiró. Estaba asombrado por el City y quería que su equipo fuera como ellos, pero jugando de manera diferente. Sabía que el Liverpool tenía que encontrar sus propias formas de ganar partidos. Fue esta fusión de respeto y competitividad lo que lo impulsó. Estaba contento con el trofeo de la Champions pero quería más. Quería el título que había eludido al club durante 30 años y lo logró el jueves. Y con suerte, quiere más en las próximas temporadas.