Indian Wells Open: el gran juego de Dominic Thiem ahora viene equipado con los pequeños pero importantes detalles

Indian Wells Open: el gran juego de Dominic Thiem ahora viene equipado con los pequeños pero importantes detalles

En efecto, Thiem combinó sus instintos en tierra batida con su nueva destreza en pista dura para ganar el título más grande de su carrera.

El tenis, como te dirá cualquier jugador profesional, se trata tanto de los pequeños detalles como de las grandes y espectaculares jugadas.

Puede captar la atención de los fanáticos y los expertos con sus asombrosos ganadores y locos. Pero para ganar partidos y torneos de manera consistente, debes realizar esos pequeños pasos de ajuste y cambios de swing para adaptarte a las situaciones difíciles que enfrentas en la cancha.

El gran juego del Indian Wells Open Dominic Thiems ahora viene equipado con los pequeños pero importantes detalles

Dominic Thiem ha enfrentado una buena cantidad de situaciones difíciles en la cancha, y no siempre se ha cubierto de gloria en esos momentos. Thiem tiene un juego explosivo con tremenda potencia, efecto liftado y movimiento, pero esas no son las únicas cosas necesarias para tener éxito en canchas rápidas, lo que se ha demostrado en sus resultados. Si bien nunca dejó de sorprendernos con su explosivo golpe en tierra batida, su incapacidad para tomarse un tiempo lejos de sus oponentes en césped y canchas duras nos había convencido a muchos de nosotros de que nunca sería nada más que un especialista en tierra batida.

Eso comenzó a cambiar a mediados del año pasado. Su épico cuartos de final del US Open contra Rafael Nadal, al que siguió un título en San Petersburgo y una semifinal en el Masters de París, pareció significar un cambio en el enfoque de Thiem. La diferencia en su juego no fue dramática, pero estaba de pie un poco más cerca de la línea de fondo, cortando su revés un poco más de lo habitual y generando un poco más de agarre en su servicio.

¿Es justo decir que su victoria sobre Roger Federer en la final de Indian Wells, que le dio su primer título ATP Masters 1000 en cualquier superficie, es la culminación del proceso que comenzó el año pasado? Lo habría hecho, si no hubiera sido por el hecho de que Thiem’s ​​2019 había sido un desastre hasta la semana pasada.

Llevaba un pésimo récord de victorias y derrotas de 3-4 en el año en Indian Wells. En el Abierto de Australia parecía haber vuelto a su antiguo estilo de estar siempre a un millón de pies detrás de la línea de fondo, lo que significaba que necesitaba cinco sets para someter a Benoit Paire en la primera ronda (que siguió con un retiro en la segunda ronda). En Buenos Aires perdió en la semifinal ante Diego Schwartzman, y en Río sufrió una apática derrota en la primera ronda ante Laslo Djere.

En todas estas derrotas, el tenis de Thiem no parecía ni aquí ni allá; no fue lo suficientemente consistente con sus tiros ofensivos en arcilla, y no atacó lo suficiente en pista dura. Parecía un poco perdido en la cancha, por lo que su decisión de comenzar a trabajar con un nuevo entrenador, Nicolas Massu, en febrero no podría haber llegado en un mejor momento.

Esto puede sonar como saltar el arma, pero según varios casos anteriores, espera que los resultados de un jugador de tenis vean una mejora inmediata después de contratar a un nuevo entrenador. Y para Thiem, la adición de un nuevo par de ojos tenía el potencial de ser doblemente impactante, considerando el hecho de que ya se encontraba en medio de un cambio evolutivo.

Esta semana en Indian Wells, el juego de Thiem se veía aún más diferente a como lo hizo a fines de 2018, y eso bien podría deberse al efecto Massu. Dicho esto, los cambios fueron tan sutiles que había que estar viendo repeticiones de sus partidos en cámara ultra lenta con un microscopio para detectarlos.

Thiem ya tenía el poder y el movimiento para hacerlo bien en una cancha que era más rápida que la arcilla. El hecho de que antes había probado el éxito contra Federer en el césped era un fuerte indicio de lo que parecía lógico en teoría: que sus tiros profundos y con efecto liftado podían empujar a Federer detrás de la línea de fondo en cualquier superficie, anulando así las mayores fortalezas de la leyenda.

La pregunta siempre fue si Thiem podría hacer esos ajustes imperceptibles en el límite necesarios para derrotar a un Federer en buena forma, en una cancha donde había ganado cinco títulos antes. La respuesta es absolutamente evidente ahora.

Thiem ha tenido con frecuencia problemas para obtener devoluciones defensivas de su revés, por lo que contrarrestó el problema tratando de reducir la velocidad de la cancha y eliminando la necesidad de realizar devoluciones de revés defensivo por completo. Siempre que anticipó un servicio con su revés, adoptó una postura de retorno a 10 pies detrás de la línea de fondo para poder golpear la pelota con profundidad y ritmo, independientemente de la calidad del servicio.

Sí, eso le dio a Federer la oportunidad de derribar a los ganadores de volea en los vastos acres de espacio que quedaban abiertos. Pero la decisión de Thiem de quedarse atrás dio sus frutos en quizás el punto de inflexión más grande del partido.

Cuando se le presentó un punto de quiebre en 2-1 en el segundo set, Thiem ajustó el swing de su raqueta y chasqueó la muñeca para hacer un revés en ángulo agudo. Federer, que corría por la red, no tenía ninguna posibilidad de tocarlo, y el único descanso del set fue el de Thiem.

Con solo un golpe de su raqueta, el austriaco había detenido el impulso de Federer y había dado la vuelta al partido.

Sin embargo, la estrategia de ‘colocarse al lado de los jueces de línea’ fue solo con respecto a la devolución del servicio; en la mayoría de las jugadas de fondo, Thiem en realidad golpeó su revés antes de lo normal. Contra Raonic en la semifinal y Federer en la final, Thiem no buscó tantos ganadores de revés desde el fondo de la cancha como suele hacer. En cambio, tomó una hoja del libro de jugadas de Federer y se concentró en acortar su backswing y tomarse un tiempo lejos de su oponente.

Hubo un punto en el tercer set que mostró cuán crucial fue este cambio. Thiem estaba sacando con 3-4, y había perdido 0-30 debido a dos errores de derecha. En el punto siguiente, Federer parecía tener el control total de la jugada, y lanzó un golpe de derecha en el medio de la cancha en la esquina de revés de Thiem. Pero en lugar de rebanar la pelota, Thiem se mantuvo firme y lanzó un revés con efecto liftado sobre la red.

Federer sacó su siguiente derecha amplia, y Thiem había evitado la perspectiva de ir tres puntos de quiebre hacia abajo. En ese momento había parecido un error característico de Federer que había permitido que su oponente se saliera del apuro. Pero al ver la repetición, se dio cuenta de que Federer estaba esperando una respuesta flotante de Thiem, y el revés plano lo derribó.

Al final del partido, la potencia de fuego de Thiem demostró ser demasiado fuerte para que incluso Federer pudiera contraatacar. Se volvió más violento con cada juego de pases, y cuando golpeó un estruendoso golpe de derecha tras otro para cerrar el partido, sentiste pena tanto por Federer como por la pelota.

En efecto, Thiem combinó sus instintos en tierra batida con su nueva destreza en pista dura para ganar el título más grande de su carrera. Y cualquiera que haya observado su desarrollo en los últimos años daría fe de que esto era inevitable y que tardaría mucho en llegar.

Thiem puede ser un espécimen físico tan intimidante como Rafael Nadal o Stan Wawrinka. Él tiene el gran juego para igualar el de ellos, y los ganadores alucinantes para provocar reacciones comparables de asombro de la multitud. Lo que le faltó en la primera parte de su carrera fue la voluntad y la capacidad para hacer los pequeños cambios necesarios para tener éxito fuera de la arcilla, pero ahora parece estar en el camino para corregir ese defecto final también.

¿Es una señal de lo que vendrá el que el primer Masters de Thiem haya llegado en pista dura en lugar de su amada arcilla? No iría tan lejos, pero lo que lata Es decir, en el futuro, no sería prudente descartar automáticamente sus posibilidades en superficies que no son de arcilla.

Son las pequeñas cosas que está haciendo bien ahora y que pueden marcar una gran diferencia.