El debe de Peñarol estuvo en la definición

Peñarol

Tanto lo perdonó Peñarol a Nacional en los 120 minutos que anoche se registraron en el Centenario, que la tanda de penales le terminó costando muy caro. La frase “en el fútbol no hay merecimientos” es un clásico de este deporte y en la final de la segunda edición de la Supercopa Uruguaya tuvo más vigencia que nunca.

En defensa, el aurinegro tuvo una sola desatención y fue gol. Cuando mejor estaba en el partido, cayó el gol rival.

En ofensiva tuvo el manejo de la pelota y las mejores chances, pero falló en la definición. Convirtió a Esteban Conde en figura y recién pudo llegar al empate gracias a un penal, bien sancionado por Andrés Cunha, y que el “Cebolla” Rodríguez transformó en gol.

Lo tuvo el “Lolo” Estoyanoff, con un remate desviado, el “Toro” Fernández, con un par de tímidos cabezazos, y Gastón Rodríguez y Giovanni González en una misma jugada y que terminó en la gran incidencia de la noche en una doble atajada espectacular del “Coco”.

Falló en la definición en las que tuvo y también generó pocas situaciones claras para el dominio que mostró en el campo. Llenó el área tricolor de centros, pero que no llegaron a buen destino.

Abrió la cancha constantemente con sus laterales, hizo notar la presencia de un hombre más en el alargue, pero no pudo consolidar todo eso en los últimos metros de la cancha.

El DT leyó bien lo que ocurría en el partido: al equipo le sobraba un hombre de marca y por eso decidió sacar uno del doble cinco. Lo curioso fue que el que se retiró fue Guzmán Pereira, el punto más alto de los aurinegros. Encima ligó tan mal que después Walter Gargano tuvo que ser sustituido por una dolencia muscular.

Fuente: Ovación

Acerca de Pablo Tedesco 2251 Articles
Developer Fullstack/Community Manager