Con el título del Rio Open, Laslo Djere da una demostración de valor frente a circunstancias personales desgarradoras

Con el título del Rio Open, Laslo Djere da una demostración de valor frente a circunstancias personales desgarradoras

Su clasificación en el puesto 37 del mundo puede mostrar el arduo trabajo que ha supuesto su título. Pero para Laslo Djere, es solo un número que simplemente rasca la superficie del campeón que se encuentra debajo.

Es posible que Laslo Djere no haya sido necesariamente un nombre en el radar de un observador de tenis casual. Sin embargo, eso cambió cuando ganó el Abierto de Río el domingo con la victoria sobre la sensación canadiense Felix Auger-Aliassime, el primer título de nivel ATP Tour del jugador de 23 años.

En el camino a esa final, Djere eliminó al máximo favorito Dominic Thiem, quien llegó a la final del Abierto de Francia 2018 y es un hábil en la arcilla. Su oponente en la final, Auger-Aliassime de Canadá, tiene 18 años y ha sido aclamado como la próxima gran novedad del tenis. Como parte de la ATP Next Gen, el canadiense es considerado un prodigio del tenis y fue el firme favorito para llevarse el título, pero fue superado en sets seguidos por su oponente.

Con el título del Rio Open, Laslo Djere da una demostración de valor frente a circunstancias personales desgarradoras

Ganar el título de Río con victorias tan molestas sobre oponentes favoritos lo ha impulsado 53 posiciones para ubicarse en el puesto número 37 del mundo.

Sin embargo, la victoria no es un éxito repentino. Djere ha llegado a tres semifinales de tierra batida este año, y en el ATP 250 Tata Open en Pune en diciembre pasado, cayó luchando contra el jugador Top 10, el finalista de Wimbledon Kevin Anderson.

A los 17 años, Djere ganó el Orange Bowl, uno de los títulos de tenis juveniles más prestigiosos del circuito de la ITF. Los ex ganadores del evento incluyen a Ivan Lendl, Stefan Edberg, John McEnroe y, más recientemente, a Andy Roddick y Roger Federer. También tiene una gran inclinación por vencer a los jugadores de mayor rango en el camino a la final. Al principio, en su debut profesional, camino a la final del ATP Czech Open Challenger en 2015, Djere derrotó a tres cabezas de serie, incluido el principal favorito Martin Klizan.

Djere, entre 2018 y su debut profesional en 2013, no ha sido necesariamente un gran nombre, sino un intérprete increíblemente consistente con un total de 11 finales en el circuito Challenger y 13 en la ITF. Aunque tiene menos títulos en Challengers: dos, con nueve subcampeonatos, ha tenido más éxito en el circuito de la ITF, con nueve títulos de 13 finales. Curiosamente, de sus 24 finales individuales en el circuito ATP Challenger e ITF, 22 han sido en arcilla, por lo que quizás sus resultados en el Rio Open no deberían ser una gran sorpresa. Las dos mayores victorias de Djere en el top 10 han sido contra experimentados campeones de arcilla: Thiem este año y antes que él, el español Fernando Verdasco.

Camino rocoso hacia el éxito

Pero su camino hacia el éxito no ha sido nada fácil. Los altibajos de la carrera, las lesiones y los altibajos naturales en el rendimiento afectan a todos los jugadores, incluso a los mejores. Pero pocos han visto el tumulto al que se ha enfrentado Djere a una edad muy temprana. Esa historia de angustia y pérdida permaneció desconocida para el público en general hasta el emotivo y extremadamente conmovedor discurso de Djere después de derrotar a Auger-Aliassime.

A los 16 años, Djere estaba a un año de debutar en el circuito ATP – verdaderamente, ascender a las grandes ligas – cuando, en 2012, perdió a su madre a causa del cáncer. La familia unida estaba comprensiblemente conmocionada, y la pérdida sin duda afectó al joven jugador. Los mejores de nosotros necesitamos la guía de los padres incluso en un buen día, y hacer la transición al circuito ATP es una parte trascendental de la carrera de cualquier tenista. Los entrenadores y los equipos pueden brindar consejos, pero la orientación de los padres, especialmente en un momento tan crucial, es crucial.

Una pérdida tan profunda bien puede haber descarrilado una carrera y, de hecho, sería difícil culpar a una persona por ello. Pero Djere siguió adelante de una manera que pocos habrían hecho. Solo un año después, debutó como comodín en el PTT Thailand Open de 2013, y gradualmente se abrió camino en la clasificación durante los dos años siguientes.

Gran parte de una carrera deportiva se basa en la resiliencia y la capacidad de recuperarse de las dificultades, pero la pérdida de la familia no es algo específico del deporte ni se vuelve más fácil con el tiempo.

Si 2015 hubiera marcado el ascenso de Djere en la clasificación, 2017 realmente sería la creación del joven jugador, que ese año alcanzó la clasificación más alta de su carrera. Desafortunadamente para Djere, sin embargo, con cada año que le traía más y más éxitos profesionales, sus pérdidas personales se agravaban aún más.

El dolor es una bestia extraña y divertida, y no siempre se atenúa con el tiempo, especialmente cuando la pérdida es tan significativa. Hay días que son más duros que otros, días en los que la pérdida parece insuperable y un dolor que puede resultar abrumador, incluso años después. Ser capaz de sobrellevar de alguna manera esas pérdidas mientras se las arregla para ascender en la clasificación, mantener la condición física y la salud mental, es casi inimaginable. A menudo golpea cuando uno menos se lo espera, y poder salir y actuar al nivel que tiene Djere, y con la misma regularidad, requiere una cantidad indescriptible de fuerza.

Desafortunadamente, el destino le dio otra mano cruel.

El joven de 23 años perdió a su padre, que lo estaba criando a él y a su hermana menor, por cáncer en diciembre de 2018.

El padre de Djere, que era la parte más importante de su sistema de apoyo, trágicamente no vivió para ver, compartir y celebrar los mayores éxitos de su hijo. El dolor de Djere después de ganar el título del Rio Open era palpable. Mientras estaba de pie en el podio, con la voz temblorosa y los ojos llenos de lágrimas, Djere dijo: “Le dedico este trofeo a mis padres. Perdí a mi mamá hace siete años. Quiero dedicarle este. También a mi papá. Lo perdí hace dos meses. Mis padres han tenido el mayor impacto en mí, y gracias a ellos soy quien soy hoy. Entonces solo quiero agradecer. Y espero que me estén mirando ahora.

“Ha sido la semana de mis sueños. Se han logrado tantas cosas aquí. Estoy muy feliz, emocionado y emocionado ahora. Estoy feliz de haber podido superar este partido porque fue muy duro mental y físicamente “.

Cuando Djere dijo esas palabras, todo el estadio estalló en vítores para el joven jugador, con varios en las gradas, sobre todo su entrenador Boris Conkic, luchando por contener las lágrimas.

Muchos han expuesto lo importante que es la resistencia mental para ganar un juego. Pero no muchos habrían sido capaces de soportar la tensión de lo que Djere ha soportado sobre sus jóvenes hombros mientras aún hacían malabares con una carrera a tiempo completo de cualquier tipo. Djere, quien comenzó el Rio Open como el 90º jugador individual masculino clasificado en la gira, es una bestia diferente.

Antes de su primer partido el lunes pasado, ni el jugador ni el entrenador esperaban que ganara el torneo. De hecho, tanto Djere como su entrenador se sintieron abatidos al descubrir que se enfrentaría a Dominic Thiem en la primera ronda. Eso demostró ser un problema para el joven jugador confiado al final, ya que llevó a Thiem a la limpieza.

Más tarde en la final, Djere se mantuvo firme para evitar cualquier pelea de un Auger-Aliassime aparentemente incierto, golpeando a algunos ganadores del servicio perfectamente cronometrados en la línea y empuñando un poderoso revés a dos manos.

De hecho, a pesar de todo lo que ha pasado, Djere ahora ha recibido el apoyo de quizás su compatriota deportivo más famoso de todos los tiempos, por cierto, uno famoso por su propio revés a dos manos y, por supuesto, considerado uno de los mejores tenistas de todos. tiempo – Novak Djokovic. El número uno del mundo se acercó a Djere después de su emotiva victoria en Río, y tuiteó que apreciaba la “resistencia y el espíritu de lucha del joven jugador en tiempos difíciles”. El ganador de 15 Grand Slam también pidió a Djere que bateara dobles con él y, según el joven jugador, también le ofrece consejos sobre su carrera de forma rutinaria.

No siempre vemos que las buenas sorpresas en la primera ronda se conviertan en buenos resultados, y es aún más raro que se conviertan en títulos, especialmente aquellos construidos sobre sangre, sudor, lágrimas y el tipo de dificultades emocionales por las que ha pasado Djere. Pero detrás de esas lágrimas hay un talento de tierra batida que realmente hace sentir su presencia en la cancha y un espíritu incontenible.

Su ranking mundial número 37 puede mostrar el arduo trabajo que se ha invertido en su título, pero para Djere, es solo un número que simplemente rasca la superficie del campeón que se encuentra debajo.