Rivera le ganó a Bella Unión en el Atilio Paiva Olivera

Con un solitario gol de Andrei Florindo, Rivera venció a Bella Unión y se afianza en su serie.

Sabíamos muy bien que para que el punto logrado ante Tacuarembó en el Goyenola valiera la pena, había que ganarle a Bella Unión en nuestro estadio

Era lo que esperaba la afición deportiva, el objetivo del técnico y la tarea de los jugadores en la cancha.

Se cumplió pero no sin muchos inconvenientes que partieron del hecho de no haber jugado un gran partido como se esperaba.

Se ganó y punto pero eso no es poco en momentos de realizar un balance del partido porque los tres puntos quedaron en casa, objetivo principal en estos partidos de campeonato.

Comenzamos entonces a buscar las razones de la actuación celeste y la consecuencia de la victoria

En primer término y, quizás lo más importante, es la actuación del rival, Bella Unión es un muy buen equipo y ya nos lo había demostrado en la temporada pasada.

Un gran jugador como lo es Nicolás Arbiza pero muy bien acompañado por otros no menos trascendentes para el juego de equipo.

La muy buena actuación que tuvo el rival en nuestra propia casa es lo que realmente realza la victoria celeste porque al no haber buen fútbol tuvo que basarla en otros aspectos futbolísticos como lo fue la magnífica actuación individual de muchos de sus jugadores.

La capacidad de pensar la jugada que tiene Sebastián Rosano, como si estuviera una jugada antes qque compañeros y rivales, poniéndole una pelota preciosa a Jeremias Rodriguez, en su mejor partido hasta ahora y el centro exacto para la subida del “todo terreno” Andrei Florindo que termina en el fondo de la red,.

Iban menos de treinta minutos y se había logrado la primera gran tarea que tenia el partido, el gol a favor, restaba ahora, y con mucho tiempo por delante, mantener el cero en nuestra valla.

Pero seguimos dependiendo casi exclusivamente de nuestro excelente trabajo defensivo donde a cada partido se destaca uno diferente pero componen un excelente muro de contención.

En esta oportunidad el destaque especial fue para Rodrigo Silva que se agiganta en el fondo siendo casi impasable.

Pero en esta oportunidad y reiterando virtudes, muy bien acompañado por Cristian Meneses a su lado y por los laterales que cerraron los caminos que conducían, a los rivales, al arco de Yian Luca Rosa que ya había demostrado seguridad con un par de intervenciones muy buenas.

Se recuestan Fabricio Ferreira y Andrei Florindo y hacen casi imposible el camino del rival que de apelar al pelotazo para buscar llegar.

Un segundo tiempo jugado, en gran parte en nuestro propio terreno defensivo y con el reloj a cuestas

Pero el mismo reloj que a nosotros nos costaba mucho superar, los fue apretando cada vez más a los rivales que al no encontrar el camino cometieron algunos errores que facilitaron llegar al final sin mayores contratiempos

Y todo a pesar de los casi siete minutos adicionados por el árbitro artíguense que tuvo una labor discretísima perjudicando a unos y a otros, con muchas tarjetas amarillas y dos rojas al finalizar el partido complicándose él mismo.

Fue, en definitiva, un gran triunfo celeste y de esta manera adquiere importancia el punto del clásico en el partido anterior.

Fuente: Fútbol Florida

Acerca de Pablo Tedesco 1959 Articles
Tecnólogo en Informática, Diseñador Gráfico, Community Manager y Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Fundador de portal Todo Deportes dedicado a las noticias mas relevantes en cada disciplina nacional e internacional.

Be the first to comment

Leave a Reply