Polenta fue contundente: “se quiere ir sí o sí”

Diego Polenta se quiere ir, sí o sí. Lo saben los dirigentes tricolores que han quedado contra la pared. Rodeados y con dificultades para encontrar la mejor puerta de salida a una situación que se les generó de improvisto.

No la esperaban, difícilmente eso estuviera en el horizonte de la dirigencia cuando habían recibido reiteradas señales positivas del empresario Pablo Bentancur de que la renovación del vínculo de Polenta iba a ser sencilla y estaba casi garantizada. Eso, al menos, es lo que siempre apareció en la mesa de diálogo semanal de la comisión directiva.

Pero, la realidad fue muy diferente. Porque la renovación del contrato que termina en junio no es lo que terminó sucediendo. Por el contrario, lo que apareció es una versión que amenaza con tirar abajo una de las columnas que sostiene al plantel principal. Y sin previo aviso. “De un momento al otro”, como lo reconoció Hebert Lambert públicamente en la salida de la delegación hacia Brasil para enfrentarse ante Chapecoense, les cayó la noticia y de boca del propio jugador, que supuestamente fue el que se encargó de hacer la gestión con el Genoa de Italia para continuar con su carrera deportiva en Europa.

Contra la pared. Rodeados y sin la mejor puerta de salida. Porque al propio futbolista no le cayó nada bien la respuesta negativa de la dirigencia a la oferta económica del Genoa, y porque también quedó flotando en la sede de Nacional la posibilidad de que en tres meses -aunque tiene contrato hasta junio- se vaya sin dejar ni un solo centavo a las arcas tricolores.

Ese no es el primer objetivo, porque Polenta avisó que su intención es que Nacional reciba dinero, pero como la decisión está tomada, como hay un convencimiento pleno que lo mejor es partir, una contención por la determinación de no dar lugar a la negociación lo único que podría hacer es demorar un poco la salida y originar un malestar grande en un futbolista que ya analizó y digirió que lo mejor es irse del club.

Nacional, su dirigencia, tiene que encontrar una salida a un problema gigante. Entre otras cosas porque en el período de pases, como lo terminó admitiendo el propio entrenador Alexander Medina, “no fue sencillo” para el club. Cómo hacer para encontrar en cuestión de horas un zaguero izquierdo que sustituya a Polenta -el viernes cierra el período de pases- y que pueda jugar rápidamente.

La contundencia de las expresiones de Polenta terminaron originando una nueva reunión de los directivos tricolores en la sala VIP del aeropuerto de Carrasco. Buscando una alternativa a una situación compleja, y que a lo mejor termina destrabándose con una superación en la oferta del Genoa.

Fuente: Ovación

Be the first to comment

Leave a Reply