Nacional cayó en Argentina y quedó eliminado de la Copa Libertadores

Juan Otero
Matías Zunino había puesto en ventaja a Nacional, pero con un doblete de Juan Otero y un tanto de Lucas Melano, Estudiantes mandó al elenco tricolor a la Copa Sudamericana.

Increíble lo que sucedió anoche en el Estadio Único de La Plata. Nacional perdió frente a Estudiantes por dos goles de diferencia y quedó eliminado de la Copa Libertadores. Era inimaginable después de lo expuesto por ambos equipos en el primer tiempo, donde Nacional ganaba 1-0 y controlaba el juego.

Más dolorosa es aun la eliminación teniendo en cuenta el polémico arbitraje del paraguayo Mario Díaz de Vivar, que tuvo una actuación con muchos errores, y el importante dinero que pierden las arcas tricolores: US$ 750.000.

Los primeros 10’ de Nacional fueron muy buenos. Con el 4-1-4-1 que propuso Medina con Oliva como tapón, los tricolores se adueñaron de la mitad de la cancha, manejaron la pelota, pusieron el primer gol por intermedio de Zunino e incluso pudieron marcar el segundo tras un desborde de Oliva y un penal en movimiento de Bergessio, que pasó cerca del horizontal.

Naturalmente, con el paso de los minutos Estudiantes se fue acomodando en la cancha. Luego de empezar muy impreciso y nervioso -más aun con el gol recibido-, los dirigidos por Benítez mejoraron. Un tiro rastrero de Lattanzio que se fue desviado, un buen remate de Sánchez que pareció tocar Conde, y una incidencia en la que Pavone estuvo cerca de marcar y lo evitó el arquero tricolor fue lo más peligroso del local, que estuvo cerca del empate.




En el complemento Estudiantes salió con todo, asfixió a Nacional y no lo dejó salir de su campo. Conde le sacó otra vez el gol a Pavone, pero a los 61’ la pelota pegó en la mano de Bergessio en el área (antes golpeó en la mano de Pavone) y colombiano Juan Otero, el que cambió el desenlace del partido, puso el empate de penal. Fue la mejor inyección anímica para los locales. Antes, el paraguayo debió expulsar a Dubarbier por una fea falta al “Colo” Romero cuando ya estaba en el piso y ni siquiera cobró falta.

Melano puso el 2-1 y Estudiantes se dio cuenta que podía. Nacional no agarraba la pelota y los locales llegaban por todos lados. Cuando parecía haber pasado lo peor, incluso teniendo la oportunidad de empatar con un cabezazo de De Pena que atajó Andújar y ya con las rojas de Bergessio y Braña, llegó la gran polémica de la noche, cuando el juez cobró un penal inexistente de Arismendi.

Poco le importó a Otero, que volvió a marcar y desató la locura de los “pincharratas”. Estudiantes avanzó a los octavos de final y a Nacional, que estaba clasificando como primero, no le queda más remedio que conformarse con irse a jugar la Copa Sudamericana.

Fuente: Ovación



Acerca de Pablo Tedesco 1661 Articles
Tecnólogo en Informática, Diseñador Gráfico, Community Manager y Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Fundador de portal Todo Deportes dedicado a las noticias mas relevantes en cada disciplina nacional e internacional.