Manchester City goleó al Basilea en su visita

El cuadro de Guardiola expuso sus virtudes en Europa y dejó constancia de su firme candidatura para la Champions League

Basilea no es Inglaterra ni la Champions es lo mismo que la Premier League pero poco le importó al City, que actuó sin discriminación para pensar en los cuartos de final de la competición (0-4). La vuelta de la eliminatoria ante los suizos se ha convertido en algo sobrante, pesado e incómodo para unos y otros. Tanto o más que el segundo tiempo en el St Jakob Park, sin gracia ni emoción, resuelto virtualmente el pase en veinte minutos, lo que tardó el cuadro de Manchester en imponer su voluntad y su tremenda superioridad.

No escapa a nadie la capacidad arrolladora que ha demostrado el City esta temporada. Tampoco para el Basilea, comedido en todo momento, aterrado cada vez que le tocó recoger el esférico de dentro de su portería. Apenas tuvo tiempo para protestar un penalti de Otamendi sobre Oberlin, algo desmedido el argentino en la carga, insuficiente para el colegiado, nada dispuesto a ejercer de protagonista desde el arranque.

De ese papel se encargó el cuadro de Guardiola, que se guardó las cartas de David Silva y de Leroy Sané para confiar en Gündogan y Bernardo. No le salió mal la apuesta al catalán, decisivos ambos tanto en el juego como en el marcador. Ni un cuarto de hora necesitó el jugador alemán para imponerse en el aire. La primera la salvó el arquero, casi la única en una noche aciaga para Vaclik, señalado en la derrota. Tras un córner servido por De Bruyne, el ex del Dortmund cabeceó con acierto ante la incrédula mirada del checo (14’).

No sirvió de mucho una llegada previa del Basilea en la que Oberlin indultó al City, que tras el 0-1 mantuvo el ritmo, la intensidad y el afán. No hay en Europa actualmente otro pie tan preciso como el de De Bruyne. El belga aparece siempre, incluso cuando no está llamado a hacerlo, capaz de mejorar cualquier jugada. En una de ellas habilitó a Sterling, el inglés centró y en el segundo palo aguardó Bernardo Silva, que controló y empaló, agradecido por la débil mano del guardameta en el intento por salvar la acción (18’).

El primer tiempo se jugó mayoritariamente en terreno local, cada vez más apagado el Basilea, que no esperaba un vapuleo de esta magnitud. La pesadilla no acabó aquí. Pep ordenó a los suyos que ensancharan el campo para deshilachar al rival, pero en una internada de Fernandinho llegó la sentencia definitiva. El brasileño dejó solo a Agüero, que desde lejos cruzó un balón al que ni siquiera se esforzó Vaclik. Lo miró a distancia, la misma que puso el City en el cruce (22’).

Fue lento el paso de los minutos tras la reanudación, a la espera de atestiguar si la sangría iba a ir a más. Era la opción más probable, teniendo en cuenta que la zaga visitante, con Kompany como titular, no concedió en el segundo tiempo. Y en un ataque del City llegó el cuarto, también de Gündogan. El alemán recortó en la frontal y ajustó un remate a la escuadra (53’). Nada pudo hacer esta vez Vaclik, resignado al mareo y al baile de los ingleses.

Con el 0-4, hasta Guardiola lo vio claro y entendió que era el turno para las rotaciones. Sterling y De Bruyne se sentaron y regresaron Silva y Sané, cómplices de un tramo final de partido plácido en el que el arquero local privó a Gündogan de redondear su noche con un ‘hat trick’. Fue el mal menor de una actuación en la que el City se paseó y certificó su candidatura en la Champions. El Basilea no fue rival. Tampoco lo será en el Etihad, donde espera un trámite tedioso.

Fuente: Mundo Deportivo

Acerca de Pablo Tedesco 1496 Articles
Tecnólogo en Informática, Diseñador Gráfico, Community Manager y Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Fundador de portal Todo Deportes dedicado a las noticias mas relevantes en cada disciplina nacional e internacional.

Be the first to comment

Leave a Reply