Los Jazz tocan de maravilla con Ricky Rubio

Ricky Rubio
El base de Utah Jazz está siendo un jugador clave en la eliminatoria frente a Oklahoma City Thunder y está oscureciendo totalmente a Russel

A las buenas personas a veces les pasan cosas buenas. Y Ricky Rubio es una de ellas. Parece que lleve toda la vida jugando a baloncesto, pero sólo tiene 27 años. Es lo que ocurre al haber llegado tan joven al mundo profesional, debutando con 14 años en la Liga ACB. En estas 13 temporadas ha vivido épocas felices, pero también momentos muy duros tanto a nivel personal como profesional. Su trabajo, no obstante, ha dado frutos y estos se han visto reflejados en una notable fase regular esta temporada y especialmente ahora en una brillante primera experiencia en un playoff de la NBA, en esa eliminatoria que su equipo, Utah Jazz, está disputando contra Oklahoma City Thunder.

Tras la victoria en el cuarto encuentro de la serie (113-96), el conjunto de Salt Lake City se ha colocado con 3-1, es decir, está a un triunfo de pasar ronda. En estos cuatro duelos, Ricky ha promediado 18,5 puntos, 7,8 rebotes, 8,0 asistencias y 2,0 balones recuperados. En el tercer encuentro firmó un ‘triple doble’ (26 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias), algo que ningún jugador de los Jazz lograba desde que el 2001 lo consiguió el mítico John Stockton. Tras esa actuación, Russell Westbrook, base de Oklahoma City Thunder y MVP (mejor jugador) de la temporada pasada, mostró su enfado en la rueda de prensa afirmando que “él ha metido algunos tiros, ha jugado demasiado cómodo, pero voy a acabar con esa mierda en el próximo encuentro. Lo garantizo”.

Es el primer jugador de los Jazz en promediar 12 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias en una serie desde que lo logró otro mito de la franquicia de Utah, Karl Malone, en 1996 Westbrook no cumplió su promesa.

En el segundo cuarto de este último duelo ya había sumado su cuarta falta personal, varias de ellas sobre Ricky, al que no lograba controlar. Las estadísticas dicen que el base de El Masnou es el primer jugador de los Jazz en promediar 12 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias en una serie desde que lo logró otro mito de la franquicia de Utah, Karl Malone, en 1996. Sin embargo, la influencia de Rubio va más allá de sus números personales. Los Jazz tocan de maravilla con él al mando de la orquesta. “Somos un equipo en el que no hay ninguna estrella, todos nos apoyarnos para conseguir la victoria. No me preocupan las estadísticas individuales, sino ganar”, indicó Ricky. En definitiva, uno parece estar más pensando en el ‘yo’, mientras que el otro se concentra en el ‘nosotros’.




Eso se nota. Los Jazz tuvieron a seis jugadores en el cuarto partido por encima de la decena de puntos, encabezados por Donovan Mitchell (33 puntos) y con Ricky en pista lograron un parcial favorable de +22, algo que contrasta con el -14 de los Thunder con Westbrook en cancha. No es algo puntual. Está ocurriendo durante toda la eliminatoria. En estos cuatro encuentros de playoff, los Jazz han firmado un +16,3 con el base catalán y un -15,2 sin él. Y los Thunder acreditan un -13,3 con Westbrook en pista y un +12,8 sin él. Son unos números absolutamente demoledores. Eso se traduce en que el combinado de Utah lleva un +45 puntos los 137 minutos en que Ricky ha estado sobre la cancha y los Thunder llevan un -45 puntos los 148 que ha jugado su gran estrella. La influencia de uno y otro en el juego es abismal en estos momentos y eso se acrecienta por el hecho de que, según StatMuse, Westbrook sólo ha aportado una media de 1,7 puntos en el último periodo en los últimos tres encuentros.

En estos cuatro encuentros de playoff, los Jazz han firmado un +16,3 con Ricky en pista y un -15,2 sin él. Y los Thunder acreditan un -13,3 con Westbrook en pista y un +12,8 sin él
Ricky, sin embargo, no se altera, no alza la voz, no pierde el equilibrio, nada parece darle vértigo ahora. Hay serenidad en él. Y mucha confianza. Ha adquirido una gran madurez. “Never too high, never too low” (Nunca demasiado arriba, nunca demasiado abajo”), escribió en su cuenta de Twitter tras ganar el tercer encuentro de la serie. Esa mentalidad es una buena forma de mantener el foco y la concentración, con la humildad que siempre le ha caracterizado, pero no hay que engañarse, lo que se ve en la pista ahora mismo es que Ricky Rubio está arriba, muy arriba.

Fuente: Mundo Deportivo



Acerca de Pablo Tedesco 1494 Articles
Tecnólogo en Informática, Diseñador Gráfico, Community Manager y Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Fundador de portal Todo Deportes dedicado a las noticias mas relevantes en cada disciplina nacional e internacional.