LeBron, al rescate: triple-doble y canasta milagrosa en la prórroga contra Minnesota

LeBron James volvió a demostrar las razones por las que es uno de los mejores jugadores de siempre y el mejor nombre que ha vestido la camiseta de Cleveland.

En plena crisis de resultados, con unos Cavaliers ahogados en derrotas tan duras como la de los Rockets o la de los Magic, esta solamente 24 horas antes, James se echó toda la franquicia a la espalda para liderar un triunfo épico sobre los Timberwolves, en la prórroga (140-138).

James, El Elegido, firmó su noveno triple-doble del curso y el número sesenta y cuatro de toda su carrera deportivo. Lo hizo con 37 puntos, 10 rebotes y 15 asistencias en 48 agotadores minutos. Además, superó a Zydrunas Ilgauskas como el máximo reboteador de la historia de los Cavs.

Héroe al final

LeBron hizo de todo lo que se podía hacer para llevar el triunfo a los suyos, para dejarlo en casa, para doblegar a uno de los planteles importantes como son los Wolves. No se trató únicamente de la forma en que ganaron los Cavaliers, resolviendo un duelo frenético y ajustadísimo durante toda la velada, sino también de la entidad del rival, pues Minnesota es una de las plantillas punteras del Oeste.

Decíamos que LeBron hizo todo lo que pudo y supo. A dos minutos de final, empató el partido con un triple lateral sobre Karl-Anthony Towns. Luego, volvió a situar la igualada a 138 con una canasta a poco más de medio minuto para la conclusión. Amarrado a LeBron, Cleveland pudo ver cómo su jugador franquicia defendía el último ataque de Minnesota de manera imponente, al colocar un tapón sobre Jimmy Butler, duelo estratosférico el que ambos sostuvieron, que parecía iba a enviar el duelo a la segunda prórroga. Sin embargo, LeBron, que la tuvo ya antes en su mano para evitar el tiempo extra, aprovechó el segundo que le quedaba a Cleveland.

Los de Tyronn Lue pidieron tiempo muerto y en un saque lateral desde su propia pista, Jeff Green envió una pelota larga a LeBron, que recibió a la altura de la zona, se dio la vuelta y ganó el partido. Un poco al estilo de aquella canasta imposible de Christian Laettner en 1992, en la NCAA, a pase de Grant Hill.

“Por la forma en la que estábamos jugando últimamente, necesitábamos esto de él. Que fuera especial, y ha sido muy especial esta noche”, aseguraba Lue a los medios sobre LeBron James. El entrenador gana un poco de respiro para un equipo que ha saldado el último mes de competición con un balance de 5-9.

Cleveland sigue tercero del Este y gana medio partido de ventaja a los Wizards en la pelea por esa posición. Sin embargo, más allá de los rigores clasificatorios, esta victoria puede suponer, quizá, ese punto de inflexión que todos los equipos con problemas necesitan. Ese toque para ir hacia arriba, ese triunfo que hace reaccionar. LeBron dijo que deberían dejarles de televisar a nivel nacional porque siempre perdían bajo estas circunstancias. Ayer no. Y quizá signifique algo o sea una pausa en el desastre. Si es así, bendito oasis de baloncesto.

Fuente: NBA Maniatics

Acerca de Pablo Tedesco 1496 Articles
Tecnólogo en Informática, Diseñador Gráfico, Community Manager y Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Fundador de portal Todo Deportes dedicado a las noticias mas relevantes en cada disciplina nacional e internacional.

Be the first to comment

Leave a Reply