El vigente campeón arrancó ganando

El aurinegro mantuvo su juego y su contundencia en el área.

Peñarol fue de menos a más y Racing de más a menos. El equipo de ‘Ro-Ro’ López empezó mejor. Dominó el juego y tuvo la pelota. Pero no concretó. Generó una sola chance de gol y eso le permitió al aurinegro pasar ese mal inicio del partido sin consecuencias.

Hasta la media hora, la balanza -y el fútbol- se inclinaba a favor de Racing, pero bastó que ‘Maxi’ Rodríguez metiera un pase entre líneas brillante para la carrera de Fidel Martínez, y asunto liquidado. El ecuatoriano, a velocidad, dejó a dos defensores por el camino y cuando le achicó el arco Torresagasti definió con clase: suave, y por encima del manotazo del arquero paraguayo.

El 1-0 cambió todo. Y dos minutos después, el triunfo quedó servido en bandeja por la roja a Ignacio Nicolini tras una fuerte entrada a Canobbio. En 120 segundos, Racing pasó a perder y se quedaba con diez jugadores.

Peñarol creció. Apareció el mismo equipo que terminó jugando y ganando el Torneo Clausura. El aurinegro se afianzó en el fondo, tuvo salida por los laterales, manejó mejor la pelota en el medio -pese a no tener un gran rendimiento el ‘Cebolla’ Rodríguez- y se mantuvo siempre peligroso en la ofensiva.

No hizo un gran partido, Racing se las ingenió para maniatar al aurinegro y para mantenerse al acecho, pero ya al inicio del segundo tiempo, se le cayó la estantería.

Lucas Hernández tomó la pelota en su lateral, corrió por el andarivel zurdo, levantó la cabeza, midió, le apuntó al arco, y sacó un misil inatajable que se coló arriba, en el ángulo, y marcó el 2-0. Golazo y pico del defensa. Golazo que liquidó el partido cuando apenas corrían cinco minutos de la segunda parte.

Ese baldazo de agua fría bajó las revoluciones del encuentro. Peñarol tuvo la pelota y la iniciativa. Racing quiso, pero no pudo. Ya no le daba para ponerse a tiro por más que insistió y no bajó los brazos. Fue el aurinegro el que decidió el juego.

Sin mucha exigencia, sin un gran despliegue, sin llegar a hacer un excelente partido, Peñarol se llevó los primeros tres puntos del Apertura.

Fue el mismo equipo que terminó ganando el Uruguayo. Mostró personalidad, seguridad en el fondo, marca y salida por los laterales, manejo en el medio, y contundencia en el ataque.

Racing hizo lo que pudo. Fue fiel a su estilo, pero no pegó cuando tuvo todo para hacerlo. Terminó pagando caro la falta de gol al inicio del partido.

Peñarol no perdonó. Sigue siendo duro, difícil, con una columna vertebral firme.

Fuente: Ovación

Acerca de Pablo Tedesco 1505 Articles
Tecnólogo en Informática, Diseñador Gráfico, Community Manager y Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Fundador de portal Todo Deportes dedicado a las noticias mas relevantes en cada disciplina nacional e internacional.

Be the first to comment

Leave a Reply