El futuro de Urrutia está en peligro

ANCAP le retiró el apoyo y en este nuevo escenario es difícil que el uruguayo complete la temporada en EEUU

A una semana de iniciar la tercera temporada en la IndyLights de Estados Unidos, el piloto uruguayo Santiago Urrutia corre serio riesgo de no completar el programa de 17 carreras (10 fechas) que plantea la categoría. La información que ANCAP no le renovará el apoyo económico le genera dificultades al piloto para lograr el presupuesto que requiere, y un daño casi irreversible a su carrera deportiva.

¿Cómo llegó a esta situación? A último momento el coloniense debió mantenerse en IndyLights porque no pudo acercarse al presupuesto para el siguiente paso, que era llegar en 2018 a la máxima categoría: IndyCar.

Cuando Urrutia llegó al momento de decidir qué hacer en 2018, primó el hecho de no quedarse parado –nefasto a su edad– para mantenerse al menos en la consideración del automovilismo estadounidense.

Trabajó con empresas en busca de lograr los recursos. Fue y vino varias veces. Se reunió tratando de lograr el presupuesto para estar, al menos, un año más en la IndyLights.

En medio de todo ello, entre noviembre 2017 y enero 2018, recibió nuevas ofertas para ingresar en la IndyCar. También le propusieron competir en las 500 Millas de Indianápolis, lo cual sería un hecho histórico para Uruguay.

Por más tentadoras que fueran las propuestas, todas fueron descartadas porque era imposible reunir el presupuesto para comprometerse con el equipo.

Debido a ello, confirmó a Belardi a fines de enero que competiría para ellos por segundo año consecutivo pues de lo contrario, también se hipotecaba la posibilidad de correr en IndyLights.

Braian Belardi quiere la revancha de 2017 y esperó a Santiago hasta un tiempo prudencial. Lo concreto fue que el joven oriundo de Miguelete firmó y cuando lo hizo, se comprometió a un programa deportivo con el equipo Belardi que incluye las 10 fechas de la IndyLights más alguna prueba si tenía margen económico.

Ese contrato se firmó en base a un presupuesto que, entre tantas idas y vueltas, finalmente Urrutia pudo redondear en algunos casos incluso con un compromiso verbal.

Con esos números en su cabeza, muy ajustados, partió hace una semana a Estados Unidos para tomar parte en los únicos entrenamientos a los que pudo asistir previo al inicio del campeonato. La falta de acuerdos –por ende de dinero–, le inhibió de completar una serie de test privados que el equipo Belardi realizó en el invierno boreal.

¿Se puede arruinar su carrera?

Partiendo de la base que con los apoyos conseguidos, Urrutia apenas llegaba al dinero que se le debe pagar a Belardi, que tiene una consideración con el piloto uruguayo para correr todo el año, la pérdida de ANCAP como auspiciante se transforma en tres serios problemas para el piloto: primero y el más grave, que iniciará un campeonato ya sabiendo que no lo podrá terminar, y jugado como está a lograr el título y con ello la beca salvadora de la automotriz Mazda que le allanará el camino hacia la IndyCar, es indudable que la carrera deportiva del uruguayo quedará trunca; segundo, no solo dejará inacabada la temporada, sino que no podrá cumplir con el compromiso firmado y documentado con el equipo Belardi, una situación que en este ambiente es extremadamente delicada; tercero, los compromisos asumidos para el 2018 como espónsores del Estado y privados son por un campeonato completo de IndyLights. Si abandona el certamen, difícilmente pueda hacerse del dinero acordado ya que no estaría cumpliendo lo contratado y, con toda lógica, los auspiciantes no abonarán un contrato incumplido.

A partir de esto, el piloto podrá tener unas condiciones técnicas soñadas pero si no cumple los compromisos asumidos también se termina su carrera deportiva. Al menos en Estados Unidos, porque abandonar al equipo a mitad de temporada le significa una enorme pérdida.

En resumen y por donde se le mire, el aporte de ANCAP resulta clave en los compromisos asumidos por Urrutia.

¿Qué dice Ancap?

Consultada Marta Jara, la presidenta de ANCAP sobre el apoyo a Urrutia, expresó a Referí: “En ANCAP estamos siempre abiertos para encontrar un acuerdo que nos permita capitalizar la imagen de Santiago para los negocios en competencia. Las distintas áreas involucradas han mantenido reuniones, pero lamentablemente por el momento no hemos encontrado oportunidades y debemos priorizar el control de costos”.

Solo tres fechas de 10.

El ingreso que en principio Urrutia esperaba recibir de ANCAP significa aproximadamente el 40% del presupuesto total necesario para cubrir mínimamente el campeonato de IndyLights.

Ese 40% no es directamente proporcional a la cantidad de carreras. En términos bien gráficos, si el uruguayo se queda sin el apoyo de ANCAP, no podrá ir más allá de las dos primeras fechas del Campeonato IndyLights. Tal vez tres si el equipo Belardi le sigue considerando como hasta ahora en pro de que una fecha más significa un poco más de tiempo para tratar de reunir el dinero faltante de ANCAP.

Debió saberlo en octubre.

El piloto finalizó su temporada 2017 en octubre y rápidamente emprendió el regreso a Montevideo para dialogar con los espónsores, especialmente los del Estado, para tratar de aprovechar octubre y noviembre en los que todavía los entes estatales están con sus directorios a pleno. Esas conversaciones incluyeron a ANCAP y en ningún momento se planteó la posibilidad de retirarle el apoyo. De haberle comunicado esa situación en 2017, al menos el piloto hubiese aplicado un plan B o, en el peor de los casos, no firmar acuerdos con ningún equipo, sea Belardi u otro, sabiendo que no tendría dinero suficiente.

Comunicarle que no tendrá el aporte de ANCAP con el campeonato a punto de iniciarse (9 al 11 de marzo en St. Petersburg) lo deja sin margen para buscar una solución.

Lo apoya hace siete años.
En el año 2012 ANCAP empezó tímidamente a acompañar la campaña deportiva de un chico de apenas 14 años que debutaba en el automovilismo europeo en la Fórmula Abarth. Era, precisamente, el inicio de un proceso hacía lo máximo. Por estos días, lo máximo para Urrutia es la IndyCar y el uruguayo está llamando a la puerta de la máxima categoría estadounidense. Pero necesita un año más en IndyLights, ganar la beca y dar el salto definitivo. Ahora su carrera está en peligro.

Fuente: Referí

Acerca de Pablo Tedesco 1959 Articles
Tecnólogo en Informática, Diseñador Gráfico, Community Manager y Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Fundador de portal Todo Deportes dedicado a las noticias mas relevantes en cada disciplina nacional e internacional.

Be the first to comment

Leave a Reply