Cristiano Ronaldo, expulsado por roja directa a la media hora

Cristiano Ronaldo
El árbitro del Valencia-Juventus ha entendido que ha agredido a Jeison Murillo

Cristiano Ronaldo no ha tenido un debut nada plácido con la Juventus en la Champions League. El jugador portugués ha sido expulsado a la media hora de encuentro en el partido que enfrentaba a los turineses en Mestalla con el Valencia porque el árbitro ha entendido que ha agredido a Jeison Murillo.

Mientras ambos buscaban la posición en el área en un ataque por la derecha de la Juventus, un forcejeo entre ambos acababa con un golpe en el pecho de Murillo propinado por Cristiano, aunque el toque parecía leve y el central del Valencia exageraba con una caída. Con el colombiano en el suelo, el luso le golpeaba levemente la cabeza en indicación de que había realizado demasiado teatro.

Sin embargo, el árbitro Felix Brych, en una Champions en la que no hay VAR, entendía a instancias de sus asistentes que Cristiano había agredido al colombiano, situación que le valía la roja directa en su estreno en la Champions con el equipo italiano. Este ha durado media hora. El portugués se ha despedido del césped de Mestalla con una clara muestra de desesperación al no entender la decisión del árbitro.

La Champions es mucha Champions y la Juve es mucha mucha incluso sin Cristiano Ronaldo. Al menos para este Valencia tan voluntarioso como falto de pegada que aguantó a duras penas con su portería a cero la primera media hora de partido pero que tras la polémica expulsó del luso vio como el conjunto italiano por medio de Pjanic le asestaba dos puñaladas tras dos inocentes penaltis que le aguaron su vuelta a la máxima competición europea.

Con Mestalla encendido para celebrar su regreso a la Champions tras dos años de ausencia, el Valencia arrancó con ganas de ser protagonista. Agresivo e incisivo, el equipo de Marcelino obligó a replegarse a la Juve en los primeros compases. Pero su ímpetu fue efervescente. Cristiano Ronaldo estiró al equipo italiano primero por su banda izquierda y después, agobiado por su compatriota Vezo, por todo el frente del ataque. Sus disparos llevaron a los locales a replegarse pero fue un centro suyo que Bernardeschi cedió a Khedira el que les metió el miedo en el cuerpo. Pero, totalmente solo, el alemán disparó por encima de la portería igual que unos minutos antes le había pasado a Mandžukić tras llegarle una fallida volea del luso. El portugués finalmente logró abrir una vía de agua por la banda y Marcelino tuvo que llamar a capítulo a Vezo y Soler para tratar de que se coordinaran en la presión porque segundos los reflejos de Neto ante Matudi y la mala puntería de Bernardeschi había evitado el gol.

Viéndose poderoso, el luso se vino arriba. Se encaró con el colegiado reclamándole la primera amarilla del Valencia y a los dos minutos el que estaba expulsado era él. En un rifirrafe con Murillo el colombiano cayó al suelo y Ronaldo le fue a coger de la cabeza para levantarlo. Nada que mereciera la expulsión. Pero como un resorte los locales se dirigieron al arbitro de la línea de fondo que no lo dudó cuando Brych le preguntó. La roja derrumbó a Ronaldo que se quejó amargamente de su expulsión e insufló ánimos al Valencia que, con un jugador más, volvió a cercar la portería rival pero apenas sacó una oportunidad para Batshuayi. La Juve pensó que no estaba tan mal y volvió a mirar hacia arriba y en su primera llegada desde la expulsión Cancelo remató al travesaño y en el rechace Parejo cometió un más que evitable penalti sobre su ex compañero que el colegiado se apresuró a señalar. Pjanic ajustó al palo y Neto no llegó por poco. Y Mestalla pasó de la euforia a la decepción y así se quedó hasta el descanso.

Se animaron los locales tras pasar por los vestuarios pero apenas les duró cinco minutos. Lo que tardó Murillo en abrazar por detrás a Bernardeschi en un saque de esquina. Otra ingenuidad para que el colegiado hiciera olvidar la expulsión que Pjanic transformó con el mismo método.

Desde entonces al final fue un querer y no poder del Valencia. Cambió todo Marcelino sin que cambiara nada. Metió a Soler en el centro, sacó a Cheryshev, Gameiro y Mina y no pasó nada. Algo más de profundidad, algún remate aislado pero ninguna gran oportunidad. Al menos hasta el último minuto del descuento, en el que para compensar su compensación Brych señaló otro riguroso penalti. Ya no hubiera dado tiempo de nada pero para enfado de Mestalla, Szczesny detuvo el lanzamiento de Parejo. Mucha Champions y mucha Juve, incluso con muy poco Cristiano. Pero para el Valencia, lo primero es arrancar en la Liga o todo se le empezará a complicar al equipo de Marcelino.

Fuente: Mundo Deportivo

Acerca de Pablo Tedesco 1937 Articles
Tecnólogo en Informática, Diseñador Gráfico, Community Manager y Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Fundador de portal Todo Deportes dedicado a las noticias mas relevantes en cada disciplina nacional e internacional.