Alerta máxima en Brasil: Neymar tuvo que abandonar la práctica nuevamente sentido

Neymar
El crack del PSG se retiró a 10 minutos de comenzado el entrenamiento por un dolor en el tobillo derecho.

La alerta se encendió durante el entrenamiento que realizaba el plantel de Brasil de cara al partido del viernes ante Costa Rica. Todo parecía seguir un ritmo tranquilo, con los futbolistas pasándose la pelota en una ronda. Sin embargo, Neymar estuvo solo 10 minutos cuando manifestó un evidente gesto de dolor al tomarse el tobillo derecho. Abandonó inmediatamente el trabajo y se retiró acompañado por el fisioterapeuta Bruno Mazziotti.

El estado físico de Neymar es la gran preocupación. El jugador del PSG llegó al Mundial entre algodones luego de recuperarse de la fractura en el quinto metatarsiano, sumada a un esguince de tobillo, que sufriera en febrero en un duelo ante Olympique de Marsella.

Esa lesión lo mantuvo afuera de las canchas durante 99 días. Reapareció aparentemente en buena forma para disputar sendos amistosos ante Croacia y Austria en los que hasta se dio el gusto de marcar goles. Sin embargo, ya en Rusia, su actuación ante Suiza fue errática y se lo pudo en varias pasajes con dificultades en sus movimientos.

Este martes volvió a sentir molestias en el pie, al momento de rematar un balón en ese ejercicio recreativo. Un grito de dolor, la sensación de fastidio y su partida junto con los asistentes médicos puso un manto de duda sobre su presencia para el partido ante los ticos.



El departamento de prensa de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) minimizó esa preocupación inicial, al informar que el jugador del PSG fue preservado y remitido a trabajos de fisioterapia, tras consultar al médico Rodrigo Lasmar, quien lo operó a comienzos de marzo. Y aseguró que será de la partida en la práctica del miércoles.

Neymar se había retirado bastante fastidioso el domingo tras jugar en el decepcionante 1-1 ante Suiza. Cojeando y con hielo sobre el tobillo, aseguró que le dolía y expuso sus quejas por la labor del árbitro mexicano César Ramos, quien mostró tres tarjetas amarillas. El lunes, mientras sus compañeros se entrenaban, se había quedado en el hotel junto con Paulinho y Thiago Silva para hacer tareas kinésicas livianas.

Por su parte, la CBF había solicitado una mayor protección para el 10 -receptor de innumerables faltas- y una mayor dureza en el arbitraje para penar a los infractores. Como antecedente expusieron la lesión que sufrió en la anterior Copa del Mundo, cuando recibió una patada en la espalda en el partido ante Colombia por los cuartos de final.

Fuente: Clarín



Acerca de Pablo Tedesco 1334 Articles
Tecnólogo en Informática, Diseñador Gráfico, Community Manager y Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Fundador de portal Todo Deportes dedicado a las noticias mas relevantes en cada disciplina nacional e internacional.